Un judoca de oro

Un judoca de oro desde Gran Fraternidad Marcial

Por: Gran Fraternidad Marcial  14/01/2009
Palabras clave: Yoga, Defensa Personal, Taekwondo

A primera vista, Eduardo parece un joven como cualquier otro, un estudiante o tal vez una persona que trabaja, sin embargo, sus capacidades son totalmente distintas. Tal "distinción" le dio una medalla de oro en los Juegos Paralímpicos de Beijing. Desde hace tres años, su máxima ocupación es el judo y desde entonces le cambió la vida por completo. Sus inicios en ese arte marcial viene desde muy pequeño; su padre fue quien lo introdujo, pero Eduardo hacía todo un drama para no asistir a los entrenamientos, no le interesaba y lo tenían que llevar a la fuerza. Pero no sólo él ha destacado en "eso que tanto odiaba", su hermana menor también es campeona centroamericana y de Juegos Panamericanos, además ha formado parte del equipo juvenil nacional de judo. A pesar de todo la vida se ve clara Fue en la primaria cuando sus papás descubrieron que Eduardo tenía una limitante visual que, hasta la fecha, le causa conflicto, aunque no lo detiene para realizar sus actividades. Asegura que nunca fue muy brillante en los estudios, que siempre le ha parecido más sencillo el deporte y por ello optó para desarrollarse como un deportista de alto rendimiento: "No me gusta ver mi problema con la vista como una discapacidad, porque no me siento limitado en nada." Un camino difícil pero lleno de triunfos "En un principio me iba súper mal, todos me ganaban, me hacían sufrir muchísimo a la hora de entrenar y poco a poco le fui agarrando gusto. Empecé a ganar y ganar, a partir de ese momento me concentré en el entrenamiento y me fui apartando del desmadre." Ha sido seleccionado compitiendo con atletas sin "discapacidad": "Durante toda mi vida he competido con deportistas convencionales. En agosto fue el campeonato nacional de judo y quedé en primer lugar." Preparándose para la victoria "Con apoyo y entrenamiento se puede lograr estar en los Paralímpicos". La preparación para estar en la maxima justa deportiva en Beijing no fue cosa sencilla. Primero tuvo que entrenarse para los Juegos Parapanamericanos, quedando en primer lugar en su rama; luego tuvo que participar en la clasificación para los Paralímpicos, quedó en el lugar 12, el último para poder asistir. Ya con la clasificación, Eduardo entrenó durante dos años en la CONADE, después en Jalisco, más adelante en Estados Unidos, Europa y Japón. "Me costó esfuerzo, sudor y sangre. Fue una preparación muy fuerte". Ver para creer El judoca no podía creer lo que borrosamente veía: Estaba en Beijing. Era el novato, el competidor más joven de su categoría y, por tanto, las expectativas de medalla no estaban de su lado. Era una gran responsabilidad y tenía que dar resultados. "En la primera etapa no tuve contrincante. Luego, me tocó con Cuba, que fue campeón mundial de 2007. Después contra el ruso campeón mundial de 2006. Posteriormente volví a vencer al cubano. Más tarde me tocó contra Argentina y la final fue contra China." Aunque tiene el oro, no está totalmente complacido. Quiere hacer historia, clasificar y triunfar en Juegos Olímpicos: "Quiero hacer ver a la gente que no es el mismo apoyo el que se le da a los atletas del deporte adaptado que a los del deporte convencional." El ganar una medalla de oro le significa mucho y es que a tres meses de la competencia, la vida le ha cambiado por completo: ha recibido muchos premios, reconocimientos y apoyo de su universidad. ¿Su futuro de la mano del deporte? En México es difícil que alguien viva del deporte: "No hay gente preparada para manejarlo, si hubiera leyes, cultura y una educacion, el problema se podría solucionar. "Ahora veo el judo como una forma de vida, porque de aquí he obtenido todo lo que tengo". Su trabajo es entrenar y dar resultados, no tiene mucho dinero para grandes lujos, pero con lo que tiene puede vivir y para él eso es muy bueno. Eduardo está consciente de sus méritos y asegura que con disciplina, entrenamiento, confianza y la ilusión de un sueño, se pueden obtener grandes beneficios, como dice "todo llega, tal vez lento, pero llega".

Palabras clave: Aikido, Defensa Personal, Jiu-Jiutsu, Muay Thai, Taekwondo, Yoga,

Póngase en contacto con Gran Fraternidad Marcial

Email

Imprimir esta página

Compartir