PORQUE NOS OBSESIONAMOS EN UNA RELACION D EPAREJA

PORQUE NOS OBSESIONAMOS EN UNA RELACION D EPAREJA desde Consultoria Psicologica Tepah

Por: Consultoria Psicologica Tepah  22/07/2008
Palabras clave: Psicologia, Consultorio, Atensión Psicológica Especializada

PORQUE NOS OBSESIONAMOS CON UNA RELACIÓN DE PAREJA En la relación de pareja se juegan un sin fin de situaciones actitudinales que día a día hay que ir salvaguardando para que esta siga adelante. Dichas actitudes pueden ser favorables o desfavorables para el mismo crecimiento o deterioro de la relación, lo cual depende en gran parte de cada uno de los integrantes de la misma, así como de sus propias estructuras emocionales. Podríamos decir que las actitudes que toma cada una de las partes (en cuanto a la relación) dependen de la historia personal de cada una de ellas. Todo lo anterior puede sonar fácil sin embargo, en la práctica es más complicado de lo que parece, ya que estamos hablando de sensaciones, pensamientos, emociones, etc.; de las cuales cabe hacer hincapié que se pueden dar desde los opuestos tales como: confianza/desconfianza; respeto/irrespetuosidad; comunicación/olvido; compañía/soledad; etc. Asimismo, se ven involucradas distorsiones del amor como puede ser el caso de la celotipia, la cual muchas personas la consideran justificada a través de decir que es producto del amor lo que hace que se encuentren en una posición de celos; incluso en algunas ocasiones hay individuos que llegan a considerarse así mismos víctimas de una falta de amor por parte de su pareja. Ahora bien, sí nos enfocamos al tema de porqué nos aferramos a una relación podríamos decir por un lado que, en gran parte se ve inmersa una historia personal que se ajusta a las características que requiere la "relación en turno[1]". En otras palabras, se puede decir que probablemente exista una compatibilidad entre ambos integrantes de la relación pero esta puede ser desde una visión muy patológica, ya que se llegan a grados muy destructivos tanto morales, psicológicos como físicos. Por ejemplo, en algunos casos extremos y enfermizos hay gente que se "engancha" tanto a la relación, que juega un papel destructivo pasando desde la manipulación emocional a través de discursos tales como: -"Qué voy a hacer sin ti". -"Sí tu té vas té juro que me mato". -"Te prometo que a partir de hoy todo va a cambiar". -"Sí soy así es por que té amo". -"Sí realmente me amas me daría una última oportunidad". Hasta el grado de tratar de realizar algún tipo de daño físico ya sea personal, a su pareja o a terceras personas; incluso en ocasiones llegan al extremo del intento del suicidio u homicidio. Lo que por supuesto desde la visión "distorsionada"[2] de la persona que se obsesiona con la relación lleva el mensaje de que lo realiza con la finalidad de hacerle sentir a la otra parte que es producto del amor, y sobre todo convencerla a cualquier precio de que el estar juntos es lo mejor que puede pasar a ambas partes. Todo lo anterior aterriza de una u otra forma en que se ve afectado el crecimiento personal de uno u ambos integrantes que comprenden la relación. Por otro lado, no hay que olvidar que estamos hablando de dos individuos, y que aquí valdría la pena manifestar que los "enganches" pueden darse desde dos vertientes, la primera desde una posición unidireccional, que implica a uno de las dos partes, que por lo regular e s la que más manipula la relación, hasta la bidireccional lo que por supuesto incluye a ambas gentes; aunque aquí el problema es que se juegan tantos papeles y manipulaciones por ambas partes, que ninguna de las dos sabe como llevar una relación consigo mismo, su pareja y el entorno. Quizá lo anterior se pueda juzgar ligeramente como una posición egoísta por una de las partes que por su puesto sería la que se encuentra manipulando la relación a favor de que siga dándose la misma, sin importar claro cual de ellas sea la más afectada, y sobre todo, sin tomar en cuenta el nivel de destructividad que se este dando. Pero sí lo visualizamos más afondo probablemente estemos hablando de alguien que tiene un problema más serio que el egoísmo, ya que retomando lo expuesto en un principio quizá una u ambas personas tengan problemas intrínsecos a su propia historia lo cual origina que de una u otra forma se aferren a la relación; además no hay que olvidar que bajo los ojos de la persona obsesionada lo que hace es normal y sobre todo que esta bien, ya que "lucha" por sostener su relación que para el/ella es perfecta. Lo anterior no deseamos meterlo a juicios valorativos de bueno o malo, ya que esto más que ayudar sería un tanto como el decir que esta bien y que esta mal, lo que en términos terapéuticos, es equivalente a manejar. Aunado a lo ya expuesto, y ampliando un poco más el tema, es importante el hacer mención que dentro de la relación de pareja, se ven inmersas también las necesidades, las que a su vez juegan un papel vital dentro de la interacción de la pareja. Para la psicología Humanista Rogeriana, es de vital importancia el darnos cuenta como es que dentro de la relación de pareja se manifiestan las necesidades, ya que a veces y sin darnos cuenta nuestras necesidades dentro de la relación de pareja pueden ser: Naturales, obsoletas o Introyectadas; las primeras son necesidades autenticas, es decir son aquellas que llevan a la persona a un desarrollo armónico, pero las segundas y las terceras son diferentes, ya que las obsoletas se caracterizan por que el individuo trata de cubrir una necesidad con alguien forzosamente, lo cual llega a convertirse incluso en necedad, ya que la persona cree verdaderamente que debe de continuar su relación a cualquier precio, sin importar que ésta llegue a grados incluso destructivos, como ya mencionamos anteriormente. En cuanto a las Introyectadas son ideas que no son nuestras sino que de una forma u otra hemos adquirido a través de nuestra vida; es decir, hay personas que creen que deben de mantener su relación con su pareja por una serie de mensajes que han recibido ya sea de sus familiares, amigos, incluso la misma cultura y los medios de comunicación. Existen discursos tan supeditados que la gente llega a creerlos por ejemplo: - " Sí dejas a esta persona ya nadie se fijara en ti". - - " Ya no eres tan joven como para dejar perder oportunidades". - - " Es preferible aguantar maltratos que vivir la soledad". - - Etc. Sin embargo, y a pesar de que estos discursos son tan dañinos y sobre todo tan ajenos a la persona, prefieren obsesionares con su relación de pareja antes de ver que la sombra de lo que le han dicho la alcance. Por último mencionaremos que sí hablamos a un nivel más "sano" podríamos decir que la relación requiere de ayuda de asesoría psicológica ya sea a nivel individual o de pareja, ya que estamos conscientes de que es difícil visualizar la problemática desde adentro y sobre todo hacer algo, por lo cual es recomendable en que la persona involucrada acuda a solicitar ayuda profesional, antes de caer en niveles de destructividad mayores. [1] Entendiendo como tal a la relación que se encuentra viviendo la persona afectada". [2] Nos gustaría hacer mención de que la razón por la cual pusimos entre comillas esta palabra es que visto desde un punto de vista más humanista la persona no esta mal ni bien, simplemente esta actuando de una forma en que ella o él perciben el mundo, y quizás esa es la forma que han encontrado para responder ante el mismo.Por Gabriel Navarrete Fernández. Psicoterapeuta. Consultoría Psicológica Tepah. (2007)

Palabras clave: Atensión Psicológica Especializada, Consultorio, Psicologia,

Póngase en contacto con Consultoria Psicologica Tepah

Email

Imprimir esta página

Compartir