¿Perder una Libra Diaria de Grasa Anormal? ¡¡No juegues!! Creelo con Spa Cielo!

¿Perder una Libra Diaria de Grasa Anormal? ¡¡No juegues!! Creelo con Spa Cielo! desde Spa Cielo Laser & Medical Spa

Por: Spa Cielo Laser & Medical Spa  21/06/2010
Palabras clave: Spa, Salon, Baja

 

¿¿¿Perder una Libra Diaria de Grasa Anormal??? ¡¡No juegues!!

Por Robyn Littlewood, Entrenadora Personal Desert Spa

Traducción: Santana

Bueno gente, parece que me he equivocado una vez más.  Los que leen mis artículos deben estar cansados de escucharme decirles que no hay una manera rápida de perder y mantener el nuevo peso. 

La razón que doy al respecto es que poner a tu cuerpo en un estado de hambruna puede causar que pierdas peso muy rápidamente, pero también causa que pierdas músculo.  Esto es porque aún habitamos los cuerpos de cazadores-recolectores que se han vuelto sentadores-comedores hoy en día en nuestra sociedad.  En virtud del hecho de que hoy estamos caminando en nuestro planeta, somos eficientes y eficaces guardando grasa.   

Nuestros ancestros tuvieron que sobrevivir estaciones donde poca o nada de comida estaba disponible (ya fuera sequía o invierno, dependiendo en tu herencia).   Por eso, cuando el cuerpo piensa que está entrando en un estado de hambruna, va a escoger comerse su masa muscular al igual que su grasa.  Ya que la masa muscular es LO ÚNICO que realmente incrementa tu tasa metabólica, muchas dietas de rápida pérdida de peso te hacen fracasar.  No solo porque sigues con el antojo de comida mala después de la dieta, pero porque tu tasa metabólica va a disminuir como consecuencia de la pérdida muscular.  Porque tu cuerpo quiere recuperar el tiempo perdido, vas a absorber cada caloría que comas cuando resumas tus hábitos alimenticios normales.  Por lo tanto, una rápida pérdida de peso por lo regular resulta en dietas yo-yo, especialmente en personas que tienen mucho peso que perder. 

Introduciendo el procedimiento médico para rápida pérdida de peso, GCH, originado por Dr. Simeons hace unos cincuenta años. Dr. Simeons le llamó a su protocolo “Libras y Pulgadas Se Derriten” y publicó artículos y libros acerca del milagro de GCH para una rápida y segura pérdida de peso. 

GCH quiere decir Gonadotrofina Coriónica Humana y es una hormona natural que secretan las mujeres embarazadas.  Las mujeres embarazadas tienen un montón de ésta cosa, mientras que el procedimiento médico usa solamente una cantidad muy pequeña para la pérdida de peso y los hombres también la pueden usar.  (No se preocupen chicos, no les va a crecer busto ni van a empezar a llorar todo el tiempo o algo por el estilo…)  La hormona natural es extremadamente segura y no tiene efectos secundarios. 

Decir que estaba escéptica respecto a este protocolo sería una gran subestimación.  Pensé que sonaba completamente loco, ya que iba en contra de TODO lo que normalmente le recomendaría hacer a un cliente para cambiar su dieta y así lograr buena salud y una pérdida de peso permanente.  Sin embargo, me topaba con más y más clientes(especialmente mujeres de edad media), que habían leído al respecto o la habían probado y estaba impresionada con los resultados. 

A principios del año, tuve una clienta que visita Desert Spa durante sus vacaciones cada año y hace entrenamiento personal conmigo.  Resulta que es una enfermera registrada que trabaja en una clínica de anti-envejecimiento de muy alto prestigio en Nueva York.  Había perdido una cantidad increíble de peso entre sus caderas y sus costillas y casi no la reconocía.   Me dijo que había estado haciendo el protocolo GCH y que había perdido 40 libras desde la última vez que la había visto, principalmente de su cintura.  Lo que eso significa, en pocas palabras, es que su cara no estaba colgando de su cráneo y sus senos y glúteos seguían intactos.  Me quedé muy impresionada, déjenme decirles. 

En el transcurso del año, conocí a más y más mujeres y hombres que se veían y sentían muy bien gracias al programa GCH.

Enfrentada con una pequeña montaña de evidencia palpable, decidí probar para ver qué pasaría con mi masa muscular cuando esta llamada grasa anormal se “derritiera”.  A una altura de 5’5” y un peso bastante muscular de 137 libras, no necesitaba perder peso en realidad, pero la grasa corporal estaba un poco arriba del máximo 25% recomendado, así que pensé que no me podría lastimar.  Además, no voy a recomendar nada a mis clientes que no haya intentado yo misma para asegurarme que no hay efectos secundarios.  

Cuando leí lo que requiere el protocolo, empecé a echarme para atrás.  Odio las agujas.  Había una fórmula sublingual disponible, pero según entendí, no tan eficaz como la del método con aguja.  Además, tendría que comer solamente 500 calorías por día cuando estoy acostumbrada a ingerir aproximadamente 2000.  Todos me aseguraron que no me iba a dar hambre porque la GCH iba a movilizar 3500 calorías al día de mi grasa anormal de reserva.  La ingesta calórica tan restringida y mi falta de desayuno iban a poner a mi cuerpo en modo de hambruna y la hormona se iba a activar para movilizar la grasa.  El efecto neto sería como si tuviera 4000 calorías vagando por mi sistema (una cantidad aproximadamente el doble de lo que trato de comer normalmente).  

La parte del plan que restringe el insumo de calorías duraría solamente 21 días.  Seguido por no azúcar o almidón por 3 semanas, pero así es como trato de comer normalmente.  Puedo hacer cualquier cosa por 21 días, pero seguía sin poder enfrentar a la aguja yo sola, así que le pedí a alguien que me picara el trasero cada mañana con la pequeña aguja diabética y fue un alivio el que no haya dolido para nada. 

Como me lo prometieron, las libras y las pulgadas empezaron a derretirse.  Había asumido que como no tenía mucho que bajar, iba a funcionar más lentamente con mi cuerpo que con el de alguien con mucho más que perder.  No fue así.  Empecé a bajar de peso tan rápido que me espanté un poco.  En 10 días pesaba tan sólo 128 libras, un peso que no he pesado desde que era una adolescente.

Dejé que la escala subiera otra vez a 132 abandonando el protocolo a propósito.  Aunque me gusta estar muy delgada, mis seres queridos se empezaron a espantar por el cambio tan drástico.  Sin embargo, las mujeres con las que he platicado y están siguiendo exactamente el  mismo protocolo, están obteniendo el resultado que se les prometió de una libra o más al día de pérdida de grasa. 

Más que perder peso, el punto de mi experimento fue ver cómo la dieta afectaría mi masa muscular y exactamente de dónde extraería grasa mi cuerpo.  Las cuatro cosas que me impresionaron más del programa GCH fueron las siguientes: 

  1. Aunque no estaba llevando mi intensa rutina de levantamiento de pesas durante el programa, mi masa muscular en realidad subió un poco del 30% de mi peso corporal a 31%.  
  1. La pérdida de grasa estructural en mi cara, glúteos y busto fue mínima para tan drástica pérdida de peso.  La grasa parece haber venido principalmente de mis caderas, mi espalda alta y mi área abdominal.  Esto es importante, especialmente para aquellos que tenemos más de 45 años de edad.  No queremos parecer sobrevivientes al cáncer después de haber bajado de peso.  Cuando se baja de peso muy rápido, por lo regular la cara parece demacrada, con piel flácida colgando…¡Horrible!
  1. La dieta en realidad parece matar antojos anormales, como lo promete.  Esto no quiere decir que no quieras comértelos, porque siguen siendo una tentación, pero es más fácil seguir un régimen de comida saludable después de seguir el protocolo. Mantener tu nivel de azúcar estable es la llave maestro para una vida más larga y libre de enfermedades (al igual que una piel más sana y juvenil).  Evitar azúcar procesada y almidón es una manera segura de ambos, mejorar tu salud y verte más joven.
  1. El procedimiento te hace darte cuenta cuánto de lo que comes es social, habitual y emocional.  Sabía que la mayorӭa del tiempo no tenía hambre, pero de todos modos se me antojaba comer por puro hábito, especialmente en la noche.  Encuentros sociales y visitas a restaurantes también eran un gran reto.  Sin embargo, 21 días de tener que preparar tu propia comida orgánica y evitar los restaurantes, paga por el costo del programa si tiendes a derrochar tu dinero en restaurantes como lo hago yo. 

En conclusión, definitivamente voy a recomendar el programa GCH a mis clientes que necesiten bajar de peso.  Solamente 21 días de estricta disciplina podrían llevarte a una vida de salud y bienestar si estás dispuesto a comprometerte a un poco de malestar psicológico.

Ahora es hora de mi cantaleta sobre el ejercicio.  Si no llevas un programa para desarrollar músculo ya sea antes o después de este procedimiento, no vas a tener los mismos resultados que yo.  Haber perdido la grasa que estaba encima del músculo ha producido un efecto mucho más dramático en la forma que mi cuerpo se ve y se siente.  ¡El músculo no se desarrolla solo, gente!  ¡A moverse!

El programa GCH está disponible en en Los Cabos. está ubicado en el 3er piso de Plaza Los Portales, al lado de Mega y McDonald’s, justo arriba de la librería Spider Webs Bookstore .  Puedes contactar a en el teléfono 105-2209.  Si tienes otras preguntas sobre GCH, véte a , o si estás interesado en empezar un programa de ejercicio, contáctame en o .

Palabras clave: Baja, Baja Travel, Beauty, Day Spa, Gymnasium, manchas, Massage Therapy, Medical, Salon, Spa, Titan

Póngase en contacto con Spa Cielo Laser & Medical Spa

Email

Imprimir esta página

Compartir